¿La piel grasa necesita hidratación? 5 consejos para su cuidado

Hidratación de la piel Protex guatemala

No importa cuántas veces te laves la cara durante el día. Cualquiera que tenga la piel grasa sabe que después de un tiempo comienza a verse brillante, de una manera que se nota a simple vista. En las fotos y selfies aún puedes disfrazarlo con aplicaciones y filtros que permiten ajustes y correcciones, pero en el día a día la batalla es más difícil.

La grasa excesiva en el rostro ocurre cuando las glándulas sebáceas producen demasiado sebo, que sale la superficie de la piel a través de los poros dilatados, otra característica común de quienes sufren de piel grasa. Y hay varios detonantes para que esto suceda: genética, tabaquismo, una dieta baja en verduras y rica en alimentos con un índice glicémico alto (con poca fibra y muchos carbohidratos), trastornos hormonales, exposición al sol e incluso una mala hidratación.

Entonces surge la pregunta: ¿la piel grasa necesita hidratación? La respuesta es sí, solo con productos adecuados y una rutina de cuidados. A continuación, te indicamos cómo cuidar de este tipo de piel.

1. Mantén una rutina de cuidado – Diariamente, por la mañana, sigue este orden: primero lávate la cara con jabón en barra o líquido para el rostro, luego aplica crema hidratante y termina con protector solar. Por la noche, repite el ritual, sin el protector solar. Mantén esta rutina y opta siempre por productos específicos para la piel grasa.

2. Cuidado con el efecto rebote – Lávate la cara como máximo dos veces al día, con jabones astringentes adecuados para la piel grasa. Realiza movimientos circulares suaves con los dedos y enjuaga con agua fría. No te excedas en la limpieza para no provocar el llamado efecto rebote, que es cuando el cuerpo, para proteger la piel y recuperar su hidratación natural, produce aún más grasa.

3. Alcanza el objetivo: invierte en productos que ayuden a contener el exceso de grasa, ya sean jabones, protectores solares, humectantes y maquillaje. Los productos para el control de grasa, como su nombre indica, sirven para controlar la secreción de sebo y mantener el equilibrio graso de la piel. Los que están testados dermatológicamente tienen mejores resultados.

4. Elige bien la crema hidratante – Olvídate de las más cremosas y espesas e invierte en aquellas con texturas más livianas, que dejan los poros libres, como los que vienen en gel, por ejemplo. Y no olvides hidratar tu piel a diario, siempre después de la limpieza y antes del maquillaje.

5. Bebe mucha agua – Un cuerpo hidratado es sinónimo de piel hidratada. Pero no vale la pena beber cinco vasos de agua a la vez: el consumo debe distribuirse a lo largo del día, en dosis pequeñas y constantes.

Compartir: